ASADILLO MANCHEGO. SIEMPRE EN CASA

ASADILLO MANCHEGO. SIEMPRE EN CASA

11/01/2021 Admin

Hay tres cosas que tienen en común nuestro pisto y nuestro asadillo manchego, y en general toda la gastronomía de La Mancha:

La humildad de sus ingredientes.

Dichos ingredientes, se dan en La Mancha solo unos pocos meses del año. Por lo tanto, hay la necesidad de conservar el recurso para los largos meses de invierno.

Pero, sobre todo y dadas las dos premisas anteriores, la necesidad de una correcta y ancestral elaboración, para convertirse en algo verdaderamente especial.

Pimientos bien carnosos, rojos pero también verdes para dar un poco de colorido, tomates maduros y el aliño: ajo, comino y aceite de oliva. De esto está hecho el asadillo manchego. Pero les aseguro que los resultados pueden ser muy distintos según el toque personal.

Nosotros preferimos el ajo cortado no muy fino y no majado junto con el comino, el cual también puede usarse molido previamente.

La calidad del aceite de oliva si será fundamental, y su cantidad generosa.

Se puede rectificar la acidez con un toquecito de azúcar.

Suele recomendarse como guarnición, pero sobre una rebanada de buen pan y con un toque de huevo duro, se basta por sí solo.

El ser “asadillo” es su mayor inconveniente, porque requiere el asado y pelado de sus dos ingredientes. Se puede hacer en cualquier horno, aunque antiguamente se asaban en las brasas de los hogares sobre una plancha de latón.

Nutritivo, saludable, práctico y económico. Tenga siempre en casa unos frascos de esta delicia y aderécelos con cariño en solo un momento.

 


Imagenes: